Tecnología customizada


El uso de la tecnología hoy se ha generalizado, irrumpió en la escena laboral y también en la hogareña ¿las empresas han notado esta tendencia?

¿De qué hablamos cuando hacemos referencia a la tecnología customizada? En realidad, el término customizar puede llegar a tener tantas acepciones como personas habitan el planeta, lo que se debe a un uso extendido de esta palabra, no siempre utilizada de la manera adecuada.

Tecnología Customizada
Tecnología Customizada

Customizar es un término asociado a la participación del consumidor en el resultado final del producto, esta sería la aproximación más certera. Existen otras definiciones asociadas a esta palabra, que la vinculan más a la transformación de un producto, para su reutilización, quizás con otro uso para el que fue creado originalmente. Si analizamos esta última concepción, en realidad veremos que habla de lo mismo, puesto que es el consumidor quien, luego de haber adquirido el producto, lo transforma, dándole vida a uno nuevo. Otra de las concepciones vinculadas a este término es la de personalización, el cliente tiene la posibilidad de personalizar el producto antes de que este sea finalizado, o antes de adquirirlo, agregándole o quitándole funcionalidades de acuerdo a sus necesidades y deseos.

Pese a que podríamos decir mucho más sobre la tendencia de customizar, no estamos aquí sólo para hablar de ello, ahora lo que resta entender es porqué se habla de tecnología customizada y qué influencia tiene este concepto en el contexto de los negocios.

Lo que quedó claro de lo expuesto anteriormente, sobre la definición de customizar, es que es el cliente (customer) quien está en el centro de la actividad, siendo él quien decide y define sobre el resultado final de un determinado producto o servicio.

Trasladándonos a la tecnología en estos términos, debemos decir que unos veinte años atrás posiblemente hablar de la influencia del cliente en el resultado final de un producto no tendría razón de ser, mientras que hoy es tendencia.

En la actualidad, las personas le dan un uso cotidiano a la tecnología, tanto en actividades laborales como hogareñas, por lo que no es casual entonces que las empresas comiencen a pensar en las alternativas de customización en este segmento.

Antes, la tecnología sólo había irrumpido en la vida de las personas como una herramienta de trabajo, los usuarios basaban sus expectativas tecnológicas en torno a su actividad profesional, por lo que no experimentaban deseos o necesidades diferentes a las que todo el mundo tenía. El uso personal de las herramientas tecnológicas era prácticamente nulo y por tanto, eran escasos los hogares en donde los recursos tecnológicos como computadoras, tuvieran una gran importancia.

Sabemos que la situación hoy es muy distinta. El ordenador en la casa de una familia tipo no puede faltar, este es utilizado tanto para realizar actividades vinculadas al trabajo o el estudio, como el ocio. De la misma manera, dispositivos como el Smartphone o una Tablet, mantienen a los miembros de esta familia conectados, aun estando fuera de casa. Mientras que con recursos tan eficaces como las aplicaciones en la nube, cualquier acción que hagan en su dispositivo, ya sea modificar un archivo o crear uno nuevo, podrá quedar sincronizado con la PC que está en el hogar.

Estos simples procesos se dan cotidianamente en miles de familias en todo el mundo, y con ello, miles de trabajadores también utilizan estas herramientas en sus propios espacios de trabajo, lo que no siempre está garantizado por sus empleadores.

Frente a este incremento del consumo tecnológico y las nuevas necesidades y expectativas que surgen en los usuarios, la customización tecnológica se vuelve imprescindible. Es el propio usuario quien hoy quiere decidir qué herramientas usar y en qué entornos hacerlo.

En un entorno laboral, los directivos de una determinada empresa observan cómo sus trabajadores cuentan con dispositivos móviles, están constantemente conectados, tienen presencia en redes sociales, correo electrónico e incluso, hay quienes gestionan su propia web. Esto quiere decir que sus empleados están abiertos al cambio, que de incorporarse nuevas y más avanzadas aplicaciones de trabajo, estos aprenderían a utilizarlas con rapidez y eficiencia. Son estos empleados los que demandan la inversión adecuada en recursos tecnológicos más eficaces, que les permitan optimizar su accionar, herramientas mucho más accesibles, útiles, simples y por supuesto, mucho más atractivas. Esta es una manera segura de motivar a los trabajadores de la compañía, obteniendo así un rendimiento superior y una participación más activa del equipo de trabajo.

Hablando en términos de marketing, y concretamente de los clientes de la empresa, sucede algo similar. El consumidor moderno también posee dispositivos móviles que le permiten estar conectado de manera constante con toda la información y contenidos que le interesan. El uso que le da a esta clase de herramientas no sólo redunda en el ocio, también lo utiliza con fines más prácticos, como averiguar sobre un producto o servicio que necesita, realizar el pago de servicios o averiguar fechas de vencimiento de las prestaciones que debe abonar.

Esta experiencia forma parte de la relación global que el consumidor tiene con la marca, si el cliente quisiera realizar alguna de estas acciones y se encontrara con que por ejemplo, la compañía no tiene soporte online, parte de la experiencia de ese cliente se vería interrumpida y con ello, la insatisfacción sería un hecho.

De a poco, las empresas van entendiendo el valor de la tecnología en la experiencia satisfactoria de los clientes y por ello, realizan la inversión necesaria para garantizar que no haya interrupciones que lamentar en el historial. Cuantas más herramientas accesibles, simples y atractivas de usar se le ofrezca al cliente, la compañía, tendrá mayores garantías de estar construyendo una relación mucho más sólida con sus consumidores.

Este nivel de personalización es el que buscan los clientes, de igual forma que lo hacen los empleados, que esperan soluciones tecnológicas acordes a sus requerimientos, en ambos casos, lo que consigue la empresa es el mismo resultado, una conexión mucho más real y efectiva con ambas partes.

Publicado en: , por la redacción de Luxor Technologies